Viviendo el presente

Viviendo el presente

“He tenido muchas preocupaciones en mi vida, la mayoría nunca sucedió.”

– Mark Twain

Me encanta esa frase por Twain. Es tan cierto que nuestra mente nos hace sufrir innecesariamente día tras día.

Uno de los objetivos principales del Yoga es reducir el sufrimiento hasta el punto de vivir libre de este. Para eso, tenemos que despertar y darnos cuenta de que estamos viviendo la realidad que crea nuestra mente. Que todas esas constantes preocupaciones y expectativas son sólo fantasías. En vez de vivir en el presente que es lo único real, la mente crea su propia “realidad” y como dice Twain, es una con muchas ansiedades que al final es probable que no lleguen a manifestarse realmente.

Cuando practicamos yoga y meditación regularmente nos empezamos a dar cuenta de muchas cosas. Los ojos se abren, la mente se aclara y lo que antes creíamos que era real ya no lo es. Descubrimos que todas esas preocupaciones que nos dejaban sin dormir, ¡las creábamos nosotros mismos! Comenzamos a entender que hay una manera de vivir sin tanto sufrimiento.

Sin embargo, como humanos dominados por nuestra mente, la mayor parte del tiempo nos la pasamos creando historias y supuestos: “No soy suficientemente bueno para ese trabajo.”, “No me llamó entonces no me quiere.” , “¿Dejé la puerta sin pestillo?”, etc, etc, etc. Todos estos pensamientos nos hacen pasar por el proceso de angustia cuando estas fantasías no han ocurrido, sólo han sido creadas por nuestra mente. Pero ya sufrimos, ya vivimos la pesadumbre. ¿Para que?

Entonces, la próxima vez que quieras controlar algo sobre lo que no tienes nada de control, atrápate tratando de jugar de adivina o de Dios y ríete. Ríete fuerte de esta obsesión loca que tenemos todos los humanos de querer intervenir en todo cuando no tenemos el derecho ni la capacidad de controlar nada. Y relájate porque sabes que lo único que te queda es vivir en el presente. Enfoca tu energía en vivir el presente con presencia. Así, nos mantenemos en la situación y no nos vamos a los pensamientos acerca de la situación. Como dice el iluminado Eckhart Tolle, “La principal causa de infelicidad nunca es la situación, sino tus pensamientos acerca de la situación.”

Como todo en la vida, vivir en el presente es una práctica. Requiere de esfuerzo, trabajo y ganas sinceras de vivir tu vida y que tu vida no te viva a ti. Hay muchas formas de practicar presencia como por ejemplo la meditación, el enfoque en la respiración, mindfulness o conciencia plena, Yoga, cocina consciente, viajes, salir de nuestra zona de confort, practicas espirituales y deportes en general. En mi opinión el proverbio Zen lo resume bellamente, “Cuando camines, camina. Cuando comas, come.”

El mejor momento para comenzar esta práctica es ahora. Vivamos sin tanto sufrimiento, ¡vivamos en el presente!
¿Por qué no?